24/9/12

A pesar de todo la conciencia nacional persiste


Según los últimos sondeos los residentes que se sienten canarios o sobretodo canarios alcanzan el 36,4 %. Aunque el españolismo es marginal la inmensa mayoría de los canarios aún consideran, como se inculca, que ser canario es lo mismo que ser español.

BlogNACIÓNCANARIA. El último estudio del CIS(Centro de Investigaciones Sociológicas) del 2011 en Canarias revela datos interesantes que nos ayudan a comprender con mayor perspectiva las tendencias sociológicas de la sociedad canaria actual. El estudio se realizó mediante una encuesta a 972 residentes en Canarias de los cuales 828 nacieron en nuestro país, por lo tanto suponemos que al menos la mayoría son canarios. Es en definitiva una de las escasas herramientas con las que contamos en la actualidad para conocer más a nuestro pueblo, necesidad imperiosa para poder afrontar una labor de concienciación, condición sine quanon para la liberación.

Titular y artículo claramente tendencioso de Editorial Prensa Ibérica
donde se resalta los datos que interesan ocultando otros como
 la importancia  de la conciencia canaria y de las corrientes de izquierda.
Aunque los datos están sujetos a diversas interpretaciones, como todo estudio sociológico, hay conclusiones más o menos nítidas a pesar de las pretensiones de medios tan tradicionalmente españolistas. Algo más de la mitad de los isleños considera que ser canario equivale a ser español careciendo de conciencia nacional alguna, es decir, comulgan con el discurso oficial. Una pequeña minoría que no llega ni al 10% se considera sobre todo o sólo española. En consecuencia podemos afirmar que el españolismo en las Islas, salvando fenómenos deportivos-festivos y la doctrina inculcada desde la cuna- es una tendencia residual. Por último, a pesar del adoctrinamiento, el continuo bombardeo de los mass media y la asimilación cultural, aún en torno a un 35% de residentes se consideran más o solamente canario. Los canarios que son conscientes de su nacionalidad diferente a la española, es decir, con conciencien nacional rondan el 12,4 % de los encuestados. Sin embargo esto no quiere decir que la mayoría de estos ciudadanos con sentimiento y conciencia canaria lo traduzcan políticamente. Hay que tener en cuenta que   sólo el 4.5% de los encuestados se consideran ‘nacionalistas’, así como el 27% que ni siquiera se ubica políticamente. 

Persistencia de la canariedad


Desde que el franquismo impulsara su cruzada por españolizar Canarias, que tuvo por partida la derogación de los Puertos Francos, el proceso no se ha detenido. Un viejo nacional-catolicismo castrante, un sistema educativo adoctrinador en la 'verdad absoluta' del españolismo donde no existe Canarias y una casi carencia total de medios de comunicación propiamente canarios han hecho el resto. La complicidad de la oligarquía canaria heredera del viejo cacicato insularista ha sido fundamental en esta labor de borrarnos como pueblo. Canarias fue arrancada por la fuerza por el franquismo de su enclave internacional para ser convertida en un mero apéndice del casposo imperio hispánico, hoy un ‘democrático’ estado ‘de derechas’. La imposición del insularismo caciquil como sistema autonómico (sistema electoral perverso) y la labor desempeñada por Coalición Canaria como muro de contención frente al nacionalismo canario real han sido determinantes.

Pero milagrosamente un 30-35% de canarios aún se consideran sobre todo canarios y esto para nosotros es muy importante. Para que comprendamos el alcance podemos compararlo con otras comunidades del Estado Español  en el que la identificación con su Comunidad es de un 17% en Andalucía, 9% en Rioja, 7% en Asturias (con lengua propia), 8% en C. Valenciana (lengua propia), 8% en Cantabria, 11% Extremadura, 22% en Galicia (nacionalidad con lengua propia, de las denominadas ‘histórica’) por no hablar del 3% de Madrid, 3,6 % de Castilla León o el 4,4% de Castilla La Mancha. Canarias es sólo superada por el País Vasco y Cataluña, dos nacionalidades ‘históricas’. Pero según La Fachincia esto no es relevante y según sus páginas el españolismo es lo único que tiene cabida en Canarias sociológicamente hablando. 

A pesar de su fomento el españolismo es residual. Jura
de Bandera civil organizada por el PP en Las Palmas GC.


Pero también es importante porque consideramos que los ciudadanos de las Islas que persisten en mantener viva su identidad y su identificación con el país están más abiertos a comprender e implicarse en la defensa de los intereses nacionales de Canarias aunque no concuerden con los del Estado Español. Son una masa poblacional de cientos de miles de canarios que potencialmente puede impulsar el ansiado cambio en Canarias por un futuro nuestro y además afrontar la concienciación de la mayoría de la sociedad canaria que naufraga en la despolitización y desmovilización política más absoluta.


Para entender la importancia de la canariedad como detonante del cambio y la movilización nacional y democrática de nuestro pueblo podemos valorar los datos referentes a la tendencia política. El 15,1 % de los sondeados se considera liberal, 12,2% conservador, el 9,4% demócrata cristiano y alrededor del 35% de izquierdas (progresistas 7,4%, socialdemócratas 4,3%, socialistas 9,7% y comunista 0,4%) Porcentaje que podría ascender al 48% si le sumamos los ecologistas 5,7%, nacionalistas 4,5% y feministas 2,2%. Pero un porcentaje profundamente despolitizado sigue siendo importante en nuestro país; entorno al 27% de los encuestados no se pronuncian políticamente. Aunque quizás el mayor indicador de esta despolitización son los resultados electorales donde ni el PP es de centro, ni CC nacionalista ni el PSOE de izquierdas pero que sin embargo recogen los votos de dichas tendencias políticas. Un fenómenos sólo explicable desde una politización superficial y escasamente formada.

Por si sirve de consuelo a los lectores la mayoría de los encuestados consideran que le economía de Canarias es mala o muy mala y el 58% que la política del Gobierno de España con nuestro país últimamente es desfavorable ante un preocupante 20% que no se entera de nada. Por último una importante porcentaje vota a los partidos en Canarias en función a su defensa de los intereses de Canarias y en menor medida a su ideología, forma de ser o el líder.



Conclusiones

La despolitización de la sociedad canaria, su falta de participación y desmovilización determinan en buena parte su desvertebración. No existe elementos de cohesión nacional canaria hoy por hoy y esto facilita la alineación cultural y política del pueblo canario. El colonialismo y sus acólitos han hecho un gran esfuerzo en reducir la identidad de nuestro pueblo al folklorismo en un intento de borrarnos y despojarnos de autodefensa alguna. Ni una educación propia, ni una ley de residencia, ni una selección deportiva, ni casi un medio de comunicación...El importante porcentaje de canarios arraigados a la canariedad no han sabido, en su inmensa mayoría, traducir este importante hecho a la política, y en nuestra opinión en este fenómeno ha jugado un importante papel Coalición Canaria como muro de contención al verdadero nacionalismo y la izquierda popular de nuestro país. Ha hecho que con sus dos décadas de gobierno hayan desprestigiado la denominación ‘nacionalista’ hasta el extremo. ¿Como? pues muy fácil; haciendo una política  profundamente anti-nacionalista, destrozando el país y su futuro. La situación de la izquierda no es mucho mejor, ya que en Canarias sólo han sido un verdadero motor de cambio en el breve periodo republicano donde ya circulaban ideas independentistas, y por último cuando en asociación al nacionalismo real y soberanista articuló un movimiento popular importante en los primeros años posteriores al franquismo con coaliciones como el PCU y UPC -ésta última ya desvirtuada-. Es evidente que aplicar políticas y vías de izquierda en Canarias no pueden sino pasar por la centralización en la realidad del Archipiélago y sus aspiraciones nacionales que deben partir del reconocimiento de la nación y sus derechos, del hecho colonial y el derecho democrático irrenunciable a la autodeterminación y soberanía canaria. Conservar, desarrollar y difundir nuestra cultura e identidad, defender la tierra y el patrimonio, estudiar y pensar nuestra realidad, construir una base social y movilizarnos por nuestros derechos nacionales y sociales son la única vía para ganarnos un futuro como pueblo.