18/10/09

Ser colonia RUP no sale a cuenta

A pesar de la pataleta de la burguesía canaria, la UE ya advirtió que queda menos para cerrar el grifo de las ayudas a las RUP en el 2013, reconociendo además que el modelo económico de Canarias es insostenible. Cuando esto ocurra, sin duda, Canarias y otras colonias de europeas vivirán un nuevo escenario en el que el independentismo debe ubicarse para avanzar hacia la liberación nacional y social.



El pasado jueves, en la mismísima clausura de la XV Conferencia de las llamadas Regiones Ultraperiféricas (RUP) celebrada en Las Palmas, el comisario de Política Regional de la Comisión Europea, el polaco Pawel Samecki, dejó claro que los escasos fondos que la Unión Europea (UE) dedica a sus colonias van a disminuir drásticamente. A pesar de los lloros de Paulino Rivero, sentado a su lado, el burócrata europeo le espetó en su misma cara que “no puedo asegurar que la UE podrá mantener el apoyo actual que reciben las RUP”.


El representante de la UE dejó claro que, para las potencias imperialistas europeas, hasta demasiado bien pagadas están sus colonias. Samecki no cree que las RUP “estén mal paradas porque las partidas presupuestarias que reciben son bastante generosas si se comparan con otras regiones [del continente europeo] con un desarrollo equiparable”. De hecho, advirtió que las RUP tendrán que afrontar el periodo posterior a la crisis de manera diferente, ya que su actual modelo económico es “insostenible”.


Para que nadie se hiciera ilusiones, Samecki subrayó que la UE se encuentra debatiendo un escenario presupuestario “con restricciones” debido a la crisis y a la ampliación, y apuntó una gestión “más eficaz” de los fondos europeos, que serán destinados preferentemente a los “nuevos sectores productivos”. Las melifluas promesas del representante español, Diego López Garrido, no podían ocultar la realidad del desamparo presupuestario a que se verán sometidas las RUP a partir de 2014.


El manido discurso de las “grandes ventajas” de ser “europeos”, que tanto hemos oído en Canarias, en el que los “fondos RUP” se nos presentaban como la gallina de los huevos de oro -argumento central para pedir el Sí al tratado constitucional europeo- se va por el desagüe. Llega la recesión imperialista, y las potencias europeas recortan primero los fondos que van a las colonias. Por supuesto, no van a renunciar a los enormes beneficios que extraen de ellas, ni tampoco a permitirles la independencia.


Una recesión que se ceba especialmente en Guadalupe, la Guayana francesa, Martinica y Reunión, con cifras de paro superiores al 20% y, sobre todo, en Canarias, donde ese porcentaje ronda ya el 30% y más de 600.000 personas se debaten bajo el umbral de la pobreza. Los principales problemas de las RUP provienen del saqueo a que están sometidas por las grandes corporaciones multinacionales europeas, para las que la UE decreta directivas [leyes] a su medida, que además recortan drásticamente la capacidad de estas colonias para diseñar un modelo económico no dependiente.




[Mapa de las eufemísticamente denominadas "Regiones Ultraperiféricas" de la Unión Europea]



La fantasía europeísta implantada en Canarias, que recubría la pura y simple avaricia para captar y repartir fondos europeos, se va diluyendo a la par que se acerca la frontera del 2013, en que estos desaparecerán definitivamente. Podemos seguir lamentándonos y suplicando compensaciones para “los que estamos más lejos”, como hace Paulino Rivero. O podemos empezar a sacudirnos el yugo colonial.


Y es que, si nunca lo fue, ahora más que nunca seguir siendo una colonia sometida al imperialismo europeo no sale a cuenta. Desde luego, no para las trabajadoras y los trabajadores canarios.