27/1/08

La independencia de Canarias bajo la tutela de la Gran Colombia (1819-1830).

La actual dependencia de Canarias no es un hecho historicamente inexorable. En más de una ocasión Canarias pudo construir un futuro independiente de la tutela española, de hecho Canarias constituye lo que queda del antiguo imperio español de ultramar. Este artículo de Felipe Martín Santiago nos introduce en este desconocido periodo de la historia de nuetro país.
[Francisco de Miranda, descendiente de canarios, prócer de la independencia de Venezuela]

Ante la invasión francesa de España a principios del siglo XIX, Canarias al igual que las restantes colonias en Suramérica, la oligarquía se planteó la soberanía, o más bien convertirse en un protectorado inglés, ya que la economía canaria tenía mucho más relación con América e Inglaterra que con España. Sin embargo distintas circunstancias evitaron cualquier constitución de un estado canario soberano. Una de las circuntancias a reseñar fué el papel que desempeñó la creación y fomentación del pleito insular para dividir Canarias ante cualquier iniciativa unitaria. Les dejamos con el artículo;

La independencia de Canarias bajo la tutela de la Gran Colombia (1819-1830).


Las maniobras políticas de Napoleón Bonaparte realizadas en el año de 1808, que con el supuesto objetivo de invadir Portugal, país amigo de sus acérrimos enemigos, los británicos, atravesaron sus tropas la Península Ibérica. Todo ello, unido al enfrentamiento familiar de los “borbones hispanos”, que tiene su punto álgido en el motín de Aranjuez (marzo de 1808), asumiendo Fernando VII las funciones de Jefe de Estado. Esta pelea dinástica será utilizada por el Emperador francés para intentar “mediar entre la familia real española”, utilizando la convocatoria para retenerlos en Francia, designado a su hermano, José Bonaparte, rey de España, asumiendo la jefatura como José I.


El levantamiento de Madrid del 2 de mayo de 1808, ante el vació de poder producido por la retención del rey Fernando VII, provocó la creación de Juntas de Defensa en la España no ocupada. En las Islas, con un desfase en las fechas, producto de la lejanía, que producía una gran lentitud en la llegada de las noticias y de las ordenes gubernativas, también se crearon dos juntas antagónicas, cuyo enfrentamiento es considerado como el arranque del Pleito Insular.


En las colonias americanas el vacío de poder será utilizado por las clases dirigentes para iniciar el proceso de emancipación. La República de Colombia, fundada, a instancia de Simón Bolivar, el 17 de diciembre de 1819, por el Congreso de Angostura, y fracasando en el año de 1830. Conocida como Gran Colombia para evitar confundirla con la actual Colombia.La influencia canaria entre los líderes de la emancipación es muy importante. La primera rebelión contra la imposición de la compañía Guipuzcoana, que controlaba la vida política y económica en Venezuela, fue iniciada en 1749 por el canario Juan Francisco de León, siendo aplastada por el general Felipe Ricardos, nombrado gobernador de Caracas en 1751.


No debemos olvidar que en la sociedad colonial los canarios eran considerados inferiores a los españoles peninsulares y a los criollos, solamente estaban por encima de los pardos (mezclas de blancos, negros e indígenas) y los esclavos, existiendo todas las razones para luchar contra la injusticia del momento. Al mismo tiempo, la ascendencia canaria de Francisco Miranda, prócer de la independencia de Venezuela, es una realidad incuestionable. En 1817 se intentó propiciar en estas Islas un movimiento subversivo, paralelo al de América, llevado a cabo por Agustín Peraza Béthencourt desde Santo Tomás (antillas menores). El gobernador militar de Canarias manifestaba lo siguiente:


“El infame Agustín Peraza Béthencourt autor del expresado escrito, es natural de la Ysla de Fuerteventura: de genio díscolo; de costumbres corrompidas, de condición perversa, y muy dispuesto para todo lo malo: Su depravada conducta obligó a mi antecesor el Duque del Parque a corregirlo de un modo áspero, y a esto atribuyola causa por que en su papel habla tanto y tan mal del expresado Duque durante el tiempo de sumando en esta Provincia. Últimamente ha sido sumarido y sentenciado por mi a servir en uno de los regimientos de la Península, donde lo hice conducir y de resultas de esta justa determinación ataca al Auditor de Guerra, suponiéndolo interesado”.


Desde 1825 existió el rumor de la existencia de un convenio firmado en Colombia consistente en atacar o apoderarse militarmente de alguna de la Islas Canarias y de hecho se llevaron a cabo algunos intentos. El General Pedro Briceño, el día 12 de abril de 1826, manifestaba por carta a Simón Bolivar: “es indudable que en el momento en que podamos destruir los restos de la escuadra española que cubre a Cuba, damos la libertad a aquella isla, a Puerto Rico y a las Canarias, que desean ser también americanas”.


Dos protocolos de Matías Rancel, escribano de Lanzarote, existentes en el Archivo Histórico Provincial de Las Palmas, nos describen los abordajes sufridos por dos barcos que cubrían las líneas comerciales entre Europa y Canarias.


El movimiento emancipador americano, liderado por la Gran Colombia, envió naves a las islas Canarias, con el claro objetivo de debilitar a la metrópolis. Al mismo tiempo, como manifestaba el General Pedro Briceño, de la República de Colombia, “conseguir la independencia de las Islas, dentro de la Gran Colombia”.


El asalto a la goleta española, Las Amalias Centinelas, el 15 de mayo de 1823, coincidió con la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luís, ejército francés enviado por el Congreso de Viena para imponer la monarquía absolutista de Fernando VII, aplastando el Trienio Liberal (1820-1823).


En el segundo caso caso, el día 25 de mayo de 1825, en el Puerto de Arrecife de Lanzarote, don Domingo Martinón, importante comerciante de la que sería posteriormente capital de la isla, describe con todo lujo de detalles el asalto del barco que había fletado en Marsella (Francia), y que se encargaría de traerle mercancías variadas para su comercio y transportaría a Europa la barrilla, producto que incremento la actividad económica de Arrecife, junto con la actividad pesquera en el banco canario-africano. La contratación de la nave, como se manifiesta en el documento, estuvo motivada por la subida de la cotización de la barrilla en los mercados internacionales.


Felipe Enrique Martín Santiago

Extraído de: www.bienmesabe.org


LIBROS RECOMENDADOS:

-Manuel de Paz y Oswaldo Brito. "Canarias y la emancipación americana: el manifiesto insurreccional de Agustín Peraza Béthencourt" (1817). Publicación del Cabildo de Fuerteventura.


-Hernández González, Manuel. "La Junta Suprema. Canarias y la emancipación americana". Ediciones Idea. Papeles de Daute. Canarias, año 2005.


-Julio Hernández García. "Canarias-América. El orgullo de ser canario en América" Centro de la Cultura Popular Canaria.