23/9/13

Salvajes, la Canarias 'portuguesa'.


Redacción. Aún en la actualidad no se duda en defender, desde el discurso españolista, el concepto de Canarias como un ente meramente geográfico. Lo que conocemos por Canarias se limitaría a una inerte región carente de personalidad, identidad y particularidad alguna, como cualquier región castellana. Los 'canarios' no existiríamos, sólo serían tales los residentes en Canarias siempre cuando su DNI ponga España, aunque hablen catalán, árabe o español de Castilla. Los nacionalistas canarios sinceros no podemos estar más en la antítesis de esa interpretación. Esa postura española es esencialmente ninguneadora de nosotros mismos. Es más, aún hoy, la mayor parte de la sociedad canaria es consciente de su identidad y personalidad propia. En efecto, Canarias no es solo un archipiélago o archipiélagos, Canarias es un hecho fundamentalmente humano, un pueblo con historia, cultura y personalidad propia, una nación. Hecho que hasta el mismísimo Estatuto de Autonomía de Canarias reconoce: existe una nacionalidad canaria, aunque carezca de estado propio y soberano.

Otra cuestión es que el hecho geográfico constituya el principal factor que ha condicionado nuestra conformación nacional. Esto es obvio, tanto como que la nación está profundamente ligada a su territorio, las islas en las que se ha conformado. Miles de canarios conformaron durante siglos la amplia diáspora en América y hoy también en Europa, pero son nuestras islas nuestra 'tierra prometida'. Y lo que parecía algo tan claro posee un matiz que sería injusto olvidar; los islotes de Salvajes, a 165 km del norte de Tenerife. 

Estos islotes, en litigio entre España y Portugal hasta 1997, se encuentran a 280 km del territorio perteneciente a Portugal más cercano: la Isla de Madeira. Aunque desde siempre estuvieron deshabitadas como los islotes Chinijos, como ellos también permanecieron ligados a los canarios que los habitaban estacionalmente. Durante siglos, pescadores de Puerto de La Cruz, La Graciosa y Lanzarote se trasladaban a Salvajes para dedicarse a la agricultura (sembrando barrilla), la caza y la pesca. Duros trabajos que complementaron la alimentación de numerosas familias canarias. Ante la desidia de España, Portugal acabó ocupandolas a partir de 1971, y entregadas definitivamente por España en 1997. 

Pero ¿Por qué afirmamos que Salvajes forma parte de nuestro país? Empezaríamos planteando otra pregunta ¿por qué son portuguesas? ¿acaso están más cerca de Portugal o ha sido habitada por portugueses? ¿la desidia histórica de España por nuestros intereses es motivo suficiente? Para España, desde 1997, Salvajes es 'indiscutiblemente lusa'. Pero nosotros no podemos aceptarlo. Desde hace siglos se asumía de manera natural que Salvajes era parte del Archipiélago Canario, máxime cuando era frecuentado durante el año por los pescadores canarios de manera más habitual que los madeirenses. Si hoy es 'portuguesa' es sólo por un motivo: la desidia española con Canarias. No merece esfuerzo alguno Salvajes, más importante para ellos es Gibraltar, eso sí que es España. No obstante, poco importa sobre que ocupación se encuentre nuestro país si carecemos de soberanía, pero la expulsión de los canarios de Salvajes desde mediados del siglo XX es una realidad literal.

Noobstante, el asunto no revestiría de tanta gravedad sino fueraporque, en consecuencia, Portugal pretende apropiarse de un espacio,del tamaño de Holanda, de nuestro mar. Recientemente, el asunto esta comenzando a conocerse en la sociedad canaria dando lugar a iniciativas como el grupo de facebook 'Salvajes Canaria' o que, a última hora y de manera oportunista CC reivindique ser informado yparticipar en las negociaciones entre España y Portugal en esteasunto. Sin embargo, es triste la habitual falta de firmeza del Gobierno de Canarias, el carácter mojigato y blandengue de sus representantes frente a la ofensiva colonial de hipotecar nuestro mar y su futuro. Es lamentable que, sin personalidad alguna, el Gobierno de Canarias se alinee con la postura española y que, aunque se oponga a que las 200 millas de Salvajes se incluyan en la ZEE de Portugal, reconozca también la portuguesidad de parte de nuestro país: Salvajes.