9/3/12

Análisis y reflexión sobre el periplo de Azarug

Azarug ha formado una cantera de jóvenes independentistas de nuevo cuño, por decirlo así, alejado relativamente de viejos vicios del cubillismo tradicional.


BNC.Redacción. Si miramos atrás podemos reflexionar sobre la aportación de una organización como Azarug y lo haremos, por supuesto, desde una visión subjetiva que entendemos que no todos tienen que compartir. A nuestro juicio la aportación de Azarug fue fundamental para salir del estancamiento que padecía el independentismo canario y la formación de cuadros independentistas y revolucionarios. Su labor fue importante para impulsar una cierta renovación que abandonara viejos vicios tan arraigados en sectores de las generaciones pretéritas que arrastraban una impronta de autoritarismo, personalismo y cainismo bastante acusados. 

Azarug fomenta nuevos valores como el respeto entre compañeros, el resto de organizaciones y personas. Se intenta promover la unidad, el trabajo, politización e ideologización etc. A pesar de los elementos positivos, se cometieron errores evidentemente, algo más que lógico cuando se empieza desde cero y apenas hay un legado de lucha transmitido de manera sana por las generaciones anteriores. Azarug no se pudo desprender de todos los vicios antiguos, y la vigencia la vieja espontaneidad cubillista con cierta falta de autocrítica fue una realidad.


Azarug fomenta nuevos valores como el respeto entre compañeros, el resto de organizaciones y personas. Se intenta promover la unidad, el trabajo, politización e ideologización etc.

Su nuevo estilo de lucha propició que la vieja generación, a grandes rasgos, diera la espalda a Azarug, y ese era un sentimiento fuertemente arraigado entre los jóvenes de Azarug. Por suerte muchos de ellos no procedían de familias o ambientes independentistas. Una de las consecuencias más de los errores fue también su estancamiento en el momento que se llegaba a cierto crecimiento mostrándose Azarug incapaz de crecer más, algo que también era natural al tener en cuenta la escasa población canaria consciente y comprometida. Pero el error quizás incidía más en la escasa capacidad de transmitir experiencia, mañas de trabajo y lucha a las nuevas generaciones que se integraban en la organización. La proliferación de partidos políticos dejó a una Azarug caracterizada por la improvisación y un pasado de escasa incidencia de partidos políticos independentistas, en una nueva coyuntura que aún no se ha parado a analizar colectivamente.

 Esta falta de análisis, donde ante cualquier debate solo se planteó el “seguir trabajando” y “tirar palante”, llevo a la organización a un papel político cada vez más desubicado, donde la función “vanguardista política” se disipaba. A esto hay que añadir la creciente entrada de “valores institucionales y electoralistas” que innegablemente tendieron viciar un Movimiento político independentista, avanzando visiones oportunistas que encontraron un espacio muy fértil en la escasa planificación y visión de futuro que tuvo Azarug. Avanzó la idea de que el trabajo que no estuviera orientado a la obtención de réditos electorales no servía para nada.

¿Qué resultado político ha obtenido Azarug?


Aunque Azarug no ha presentado candidaturas a ningún proceso electoral, si es posible valorar aproximadamente ciertos resultados políticos. En primer lugar destacar el mantener viva la llama del independentismo, en un momento donde la decadencia parecía imparable, con partidos en franca desaparición y reducido a pequeñas iniciativas locales. La inmensa mayoría de antiguos independentistas se habían moderado o asimilado a la vía electoral, aceptando finalmente los principios del constitucionalismo derivando en un regionalismo progresista. En segundo lugar, Azarug ha formado una cantera de jóvenes independentistas de nuevo cuño, por decirlo así, alejado relativamente de viejos vicios del cubillismo tradicional. Muchos de esos jóvenes que pasaron por Azarug hoy militan activamente en otras organizaciones o movimientos del ámbito independentista, o en defensa de nuestra cultura y territorio. 

En tercer lugar hay que constatar la influencia en el sector juvenil de nuestro país, que es donde sin duda deberíamos incidir con mayor dedicación si tenemos un mínimo de altura de miras hacia el futuro. Esta influencia, evidentemente es muy reducida, pero muy preferible a si no hubiera existido Azarug. Por último también la influencia en la sociedad canaria en general manteniendo vivo el debate independentista, la defensa y promoción de nuestra cultura, y el apoyo a luchas populares, y en defensa del territorio (Veneguera, Granadilla, Anaga, etc..) donde, todo hay que decirlo, Azarug se dejó la piel. En definitiva un trabajo de base escasamente valorado y cada vez más necesario. Un trabajo de base que no se debería perder nunca, independientemente de las siglas. Un trabajo que francamente, difícilmente puede llevar a cabo una organización que dedica su labor al trabajo electoral.

Importancia de la juventud canaria en la construcción nacional

Pibes de Azarug e Inekaren luchan juntos dando ejemplo de unidad, respeto y madurez


"Los jóvenes con desinquietudes de izquierdas e independentistas necesitan un lugar donde aprender a organizarse y trabajar en colectivo. Una trinchera para combatir y trabajar de manera continua, donde se pueda ser consciente del auténtico valor de nuestras ideas."

En la comprensión del papel político que puede jugar Azarug en la actual situación del país le va el futuro. Con este análisis creo que se descubriría una nueva vía llena de posibilidades, más incluso que en etapas anteriores. Ahora Azarug se encuentra sin ningún “peso” a arrastrar, ya existen colectivos culturales y partidos políticos que se intentan ocupar de su ámbito. Azarug podrá centrarse en lo que se centró en sus comienzos y para lo que debería estar: el ámbito juvenil. Los jóvenes con desinquietudes de izquierdas e independentistas necesitan un lugar donde aprender a organizarse y trabajar en colectivo. Una trinchera para combatir y trabajar de manera continua, donde se pueda ser consciente del auténtico valor de nuestras ideas. En definitiva, un espacio indispensable para formar en la teoría y en la práctica jóvenes independentistas y revolucionarios. En base a este trabajo se puede influenciar en la juventud y en la sociedad canaria en general, mediante el trabajo en generar un tejido social asociativo y autogestionario por medio de actividades, centros sociales, espacios de debate y formación. Si miramos al futuro se evidencia la necesidad que tenemos de centrar importantes energías en el sector juvenil de nuestro pueblo, numeroso y quizás el único que pueda transformar la sociedad canaria incluso más allá de la descolonización. Solo si comprendemos y reflexionamos sobre esta realidad podemos adaptarnos a los nuevos tiempos que se avecinan y asignar un ilusionante y merecido papel a la juventud, que en mi opinión, Canarias necesita. Una responsabilidad histórica ante el creciente demagógico discurso del “independentismo de derechas” con el Día, y en las apariencias “nacionalistas” que adaptarán Coalición Canaria y sus derivados en un futuro próximo.


"Si miramos al futuro se evidencia la necesidad que tenemos de centrar importantes energías en el sector juvenil de nuestro pueblo, numeroso y quizás el único que pueda transformar la sociedad canaria."