16/4/14

Sigo creyendo en Canarias


Ruvén J. S. Sietesitios. Sigo creyendo en una república compuesta por todas las personas que habitan este pequeño país formado por islas e islotes en un área marina de 100.000 km² donde también hay vida y recursos. Sigo creyendo en que no hay motivos para continuar un paternalismo guiado además por intereses particulares. Sigo creyendo en la madurez de mi pueblo para escoger su destino. Sigo creyendo en la viabilidad de una administración diligente que no opere bajo señales burocráticas de ida y vuelta a 1500 km de distancia. Sigo creyendo en que la izquierda españolista debe revaluar la situación de Canarias y ubicarla en el enclave que le pertenece, más cercano a la posición de las antiguas colonias latinoamericanas y a las actuales (como Puerto Rico), que sí reciben su apoyo unánime, y no en el marco de las comunidades autónomas, con las que nos asemeja solo el nombre, y no una realidad cargada de matices, peculiaridades, excepciones o leyes ultraperiféricas que pretenden hacer igual lo que por su propia naturaleza no lo es. Sigo creyendo en ser vanguardia, en no necesitar hilos ni patrones a los que imitar. Sigo creyendo en recibir las aportaciones positivas y mirarlas con nuestra propia lente, la que nos da esta latitud. Sigo creyendo en la independencia para eliminar la fronteras que hoy nos imponen los status quo español y europeo. Sigo creyendo en África como un continente hermano, como un socio comercial de igual a igual y no como un cerco policial migratorio al tiempo que escaparate de mano de obra barata y territorio a explotar. Sigo creyendo en el nacionalismo como recuperación de los valores que nacen de nuestra historia, -casi siempre dura y calamitosa-, y de nuestra geografía, -suavizante y tranquila-; elementos claves de nuestra idiosincrasia vilipendiada. Sigo creyendo en ese nacionalismo como sustrato de nuestra dignidad, de nuestro yo colectivo; como punto de partida para crear el más fraternal de los internacionalismos con todos los pueblos del mundo. Sigo creyendo que en nada se parece ese nacionalismo al que se guía por creencias que orientadas a los intereses particulares de unos pocos y no respetan las realidad que se escapan a su concepto rancio y folclorista de nación sin personas. Sigo creyendo que es mejor producir que recibir ayudas a cambio de vender lo que la tierra nos da. Sigo creyendo que es mejor vivir aquí con dignidad que venir de vacaciones. Sigo creyendo en Canarias como una realidad que existe, definida, verdadera, ni mejor ni peor que ningún otro pueblo del mundo, porque sin los pueblos del mundo tampoco somos pueblo nosotros. Sigo creyendo en este archipiélago como puerto donde echar el ancla y desde el que partir a conocer nuevos mundos que hagan cada día mejor a este grupo de hombres y mujeres que quieren vivir aquí. Sigo creyendo en el debate entre la sociedad isleña, en la creación de una masa crítica, consciente y capaz. Sigo creyendo en nosotros como un todo. Sigo creyendo en Canarias.

5/4/14

Rebelión contra los aguatenientes en La Palma


Lo que comenzó como una denuncia pública a los 'caciques del agua', que remontan su monopolio a la conquista de la isla, desemboca en un juicio y concentración por el agua pública. Una digna lucha que hunde sus razones en la injusticia de siglos de un colonialismo caciquil aún muy vivo en la isla de Tanausú.

Elapurón.com.  La plaza de España de Los Llanos fue el escenario este lunes de una curiosa concentración convocada por la asociación Alzados de Idafe, en constitución, para protestar por el "caciquismo reinante en el Valle de Aridane con el agua", una situación que consideran insostenible porque tiene asfixiada a mucha gente. "Aquí hay mucha gente asfixiada por las dulas de agua, porque le cobran muy caro o porque no tienen líquido para cultivar un terreno, y esto lo sabe todo el mundo pero nadie habla por miedo", denunciaron.

En este sentido, Pedro Pérez López "El Gasio", uno de sus miembros, afirmó que el manejo del agua históricamente aquí ha sido un desastre, "ha estado en manos de pocas personas que han hecho lo que han querido, especulando, y luego las condiciones en ciertos lugares son nefastas, por protestar te pueden echar a la calle, el nivel de sindicación es ínfimo; aquí hay mucho caciquismo, se siente y se vive la represión, parece como si la gente no se hubiera enterado de que Franco murió en el año 75".

"Todavía la gente mayor te dice que no hables porque te puede pasar algo, porque puedes perder el puesto de trabajo, porque no te van a contratar más, lo cual es cierto en muchos casos y estamos hartos, nosotros no tenemos nada que perder porque la mayoría somos parados, agricultores o pequeños empresarios amargados con esta crisis y vamos a tirar para adelante. De hecho hoy mismo hemos recogido una querella en la que nos piden 175.000 euros por comentar en la radio aspectos relacionados con el agua, con el caciquismo, con la propiedad de la Caldera que es algo muy polémico y que no se ha tocado, y por eso estamos aquí, en respuesta a esa querella", indicó Pedro el Gasio.

La situación en el Valle, subrayó, es muy triste porque "aquí se conserva el latifundismo, hay gente que especula con el agua, tiene derecho al "secuestro" de las aguas; muchos se han hecho ricos de la noche a la mañana robando derechos, eso es así, es una situación lamentable, y luego la zona alta de El Paso no tiene garantizada agua, porque la de la Caldera es privada, de las Haciendas de Argual y Tazacorte, una institución casi medieval que no debería existir, es una rémora del pasado, y es por ello que hay una parte de este Valle que es muy fértil y que no está cultivado, porque no se le garantiza un agua con un mínimo de precio; luego, a los agricultores que tienen agua se les encarece un montón por el transporte, la pipa le cuesta el triple de lo que debería ser, es decir, que hay una especulación y unos manejos terribles con el agua."

Pedro 'El Gasio' y miembros de Alzados de Idafe. El joven artista ha sido denunciado por explicar en una radio local la historia y orígenes del monopolio del agua por terratenientes de la isla.

¿Y por qué ocurre esto?

En su opinión, todo esto ocurre porque hay una "complicidad de las instituciones públicas cuyos representantes están financiados por esos poderes fácticos" y luego está "el miedo, la gente tiene un miedo terrible a manifestarse. Por eso aquí no hay más gente, porque tienen miedo y es peligroso, corres peligro de que no te contraten en tu vida, de que te consideren un paria, de que te excluyan socialmente".

En su caso, dijo no tener miedo y tampoco teme que no le contraten por dar la cara "porque yo me busco la vida". "Ellos, sin decir quién, no me contratarán, pero yo me busco la vida, no tengo miedo", insistió este joven de 29 años parado, licenciado en Historia y desempleado, quien contó que su abuelo pidió agua fiada a un potentado del Valle de Aridane y le secaron la finca, "no le dieron el agua para poder regarla, ese es el problema, que un recurso como el agua, que es básico, esté en pocas manos, que pueden especular y negártela, secuestrarla porque como es de su propiedad lo pueden hacer. Y no es solo un caso, ha habido muchos pero nadie quiere hablar, todo el mundo se calla, por miedo. Por detrás todo el mundo se queja, pero a dar la cara no se atreven. Todo el mundo está "cagado de miedo", prefieren estar en un bar, bebiendo una cerveza y poniendo a parir a los políticos, pero luego bajan la cabeza cuando hay que protestar".

¿Quién controla el negocio del agua?

Pedro el Gasio denunció que hay diversas comunidades de regantes y de agua que controlan el negocio en el Valle pero "hay algunos que actúan de una manera más caciquil que otros", y añadió que las Haciendas de Argual y Tazacorte no deberían existir, porque "están basadas en la conquista de La Palma y en unos derechos heredados que no entiendo y que deberían cuestionarse al menos. Debería controlarse si hay especulación, si hay mermas, en Los Llanos se pierde el 70% de agua pública y nos sabemos qué ocurre con ese líquido que se pierde, que eso es el equivalente a nueve presas de los Dos Pinos, y esas situaciones pensamos que no se deben seguir manteniendo. No se debe permitir la especulación con el agua".

Pedro cree que si el agua fuera pública y bien gestionada, las cosas serían de otra manera. "En los años 80 cuando se tumbó el Gobierno de Jerónimo Saavedra por la petición de agua pública, fue porque se usó a los pequeños propietarios que tenían un par de derechos como ariete contra esa ley, porque les convencieron de que les iban a quitar su agua, cuando en verdad era falso y ahora eso pequeños propietarios son los máximos afectados por los manejos de los especuladores y de los grandes".

¿Por qué Alzados de Idafe?

Preguntado por el nombre de la asociación, explicó Pérez que "alzados es un símbolo de que estamos en lucha, de que no nos conformamos con lo que pasa en esta sociedad, retomamos así toda la tradición libertaria y de alzamiento que ha habido en esta Isla y en cuanto a Idafe es un símbolo histórico de la cultura palmera. Estamos levantados por nuestra Isla, por nuestra gente".

Ahora mismo hay quince personas que constituyen la asociación y que "no tienen miedo". Y Pedro Pérez espera que el resultado de este movimiento sea la justicia social, que "no ha habido nunca en esta Isla y no la habrá si no nos movemos, y por mucho que critiquen yo doy la cara. Animo a la gente a dar la cara porque es muy fácil criticar por detrás pero para solucionar los problemas hay que dar la cara de una vez. Me da igual que seamos cinco, diez o veinte porque hacer ésto en este Valle donde por gritar contra los caciques en un bar te puedes llevar un cachetón, es de valor".
EMISIÓN DE RADIO MURIÓN DONDE SE DENUNCIA LA SITUACIÓN Y MIEDO REINANTE EN LA PALMA CON EL CACIQUISMO INSULAR.