27/3/09

Entrevista al investigador Ignacio Reyes



"La vertebración de un poder popular es la única garantía para la realización de un proyecto nacional consistente."




Ignacio Reyes García nació en Tenerife en el Santa Cruz de 1962. Es Doctor en Filología y Licenciado en Historia por la Universidad de La Laguna. Ha investigado el desarrollo del capitalismo y del movimiento obrero en Canarias. Tambien ha ejercido el periodismo político. Es un profesional independiente que ha centrado su labor de investigación en el desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanas, estudiando la lengua y cultura amazighes de Canarias. A partir de 1997 centra su trabajo en el ámbito de la lexicología diferencial que denomina ínsuloamazighe, concepto geolingüístico destinado a destacar tanto la pertenencia de esas extintas hablas canarias a la lengua tamazight (o bereber) como su singularidad dentro de ella. Una línea de análisis que permite así mismo avanzar en la caracterización interdialectal y diacrónica de este milenario idioma norteafricano, además de explorar el alcance de ese antiguo patrimonio cultural en la composición de la canariedad actual. Junto a monografías, diccionarios, artículos y ponencias, ha escrito numerosos textos de divulgación e impartido diversas conferencias acerca de los temas de su especialidad. Entre los años 2003 y 2006, fundó y dirigió una revista internacional de Ciencias Sociales y Humanas, Indaga (ISSN 1695-730X), editada por el Foro de Investigaciones Sociales, donde publicó algunas traducciones de autores como Agnes Heller, Emmanuel Wallerstein, James Petras o Jean-Marc Lévy-Leblond, entre otros. En estos momentos, recopila el conjunto de sus investigaciones filológicas en un diccionario histórico y etimológico del amazighe insular, cuya versión abreviada está disponible en Internet.


1- ¿Qué es Canarias para usted?




Un objeto de estudio y un ámbito de actuación social. La vastedad del conocimiento humano, por una parte, y de las injusticias, por el otro, creo que obligan a centrar la acción personal en espacios determinados, bien territoriales o bien sectoriales, para rendir algún horizonte productivo. Canarias presenta peculiaridades históricas y políticas, en el sentido más amplio de ambas expresiones, que facilitan escenarios y recursos muy adecuados para la socialización crítica de cualquier persona.


2- ¿Qué cree que define a los canarios?


Su capacidad de adaptación. Por lo general, cualquiera que sea la clase social a la que se pertenezca, la primera inclinación ante los retos de la vida consiste siempre en buscar una tangente que permita resistir al oleaje. Un añejo y recurrente principio de jerarquía y la ausencia, por distintos motivos, de estrategias productivas cohesionadoras han determinado la extensión pandémica de una desarticulación social, económica y política que, en el plano subjetivo, se traduce en una característica abulia de decisión.


3- ¿Tiene el pueblo canario derecho a decidir su futuro y en qué modelo?


Desde el punto de vista teórico, la libre determinación política debe ser un derecho inalienable de cualquier pueblo. Pero los ideales jurídicos no determinan el devenir histórico de una comunidad, configurado a través de las diversas respuestas que va generando la lucha de clases en su seno. A menudo se reduce este problema a un cambio de titularidad en el aparato y los recursos estatales, como si esta maquinaria y sus acciones fueran neutras o ajenas a un determinado modelo de dominación social. Sin embargo, sólo la erradicación del sistema de explotación vigente puede suponer una verdadera conquista de ese derecho. Reducir el proceso a un trayecto jurídico representa una condena de continuidad, pues las clases populares nunca van a disponer, dentro del régimen capitalista, de la capacidad para influir en sus condiciones de realización. A pesar de su apariencia abstracta, el derecho constituye otro elemento más en la reproducción de un sistema de dominación. Cualquier estrategia popular de autodeterminación debe cultivar una amplia escisión social, impulsar una fractura que atraviese las inercias, fragmentaciones e incapacidades personales y colectivas, con el propósito de crear fuerzas, escenarios y recursos propios que terminen por imponerse o bien que obliguen a la oposición a pactar un modelo alternativo y más favorable a los intereses populares.


4- ¿Qué le falta a Canarias?


Una fuerza social radicalmente transformadora. La vertebración de un poder popular es la única garantía para la realización de un proyecto nacional consistente. Ni la dependencia económica estructural ni la emergencia ecológica ni la sobreexplotación de la población trabajadora ni el déficit de su formación básica y aplicada han encontrado solución durante cinco siglos del régimen colonial que, por otro lado, está en la base de esos lastres.


5- ¿Qué hace usted por Canarias?


Cultivar un ejercicio profesional independiente de cualquier institución pública y horizonte ideológico. En mi campo de trabajo, creo haber demostrado que es posible producir ciencia y divulgación al margen del mundo académico oficial y de cualquier sectarismo doctrinal. Generar condiciones de emancipación crítica en un área de investigación tan difícil y delicada diría que constituye una prueba de la viabilidad de esa estrategia de doble poder.


6- ¿Cómo definiría la relación Canarias-Estado?


La situación económica y política del Archipiélago se ha de abordar desde una perspectiva internacional. La dinámica actual del capitalismo ha convertido a España, un país dependiente, en un eslabón prescindible dentro de la estrategia de expansión imperialista en nuestra latitud. En realidad, su papel como potencia colonial en Canarias adquiere cierta relevancia sólo en el momento de la Conquista y a partir de la dictadura franquista. La ficción jurídica se adaptará a los intereses estratégicos de la reproducción ampliada del capital a escala mundial, tarde más o menos España en ceder ante ese nuevo horizonte. Por tanto, las relaciones con el Estado poseen una dimensión puramente táctica en el proceso de autodeterminación, lo cual no significa que carezcan de importancia, porque influyen mucho en ciertas dinámicas y espacios sociales, pero no deben constituir el objeto preferente en la definición de una estrategia popular de liberación nacional.


7- ¿Cuáles son los problemas que en el futuro tiene que abordar Canarias?


El control de sus fuerzas sociales productivas. El régimen actual de depredación ecológica y económica posee también un correlato muy nocivo en el ámbito de las mentalidades: el desmantelamiento de las actividades primarias y la imposición de un modelo básicamente especulativo, junto a un sistema público de enseñanza orientado hacia el fracaso escolar, casi han cercenado la cultura y los conocimientos productivos. En una sociedad extravertida, desarticulada y dependiente, una población intelectualmente incapacitada para comprender y dirigir la evolución de las condiciones objetivas de su reproducción material vive condenada, en el mejor de los casos, a prolongar su estado actual (cualquiera que sea el color de la bandera que flamee en sus instituciones).


8- ¿Cuál sería la estrategia política para el futuro?


Cavar esa fractura interna que coloque a la población trabajadora en situación de asumir el control de su destino, en la medida que esto es posible en el mundo de hoy. Sólo la creación de fuerzas y espacios sociales independientes, productivos y democríticos puede asentar al pueblo trabajador en una mejor situación para afrontar los retos que impone la lucha de clases en la hora actual.

9- ¿Cómo definiría el proceso de la Autonomía Canaria?


En la medida que la integración de Canarias en el Mercado Común Europeo exigía el desmantelamiento de sus actividades productivas y su definitiva terciarización extravertida, la constitución de una estructura política autónoma debía cumplir, y así está siendo, cierta función compensatoria para la burguesía local, que recibía de esta manera una palanca de acumulación nada desdeñable, como ejemplifican los casos de corrupción que afloran a diario. Además, la hipertrofia de esta nueva administración pública ha permitido al poder contar con una clase media que sostenga la demanda interna y canalice la conflictividad social hacia horizontes sólo reivindicativos. Sin duda, esa renovación del modelo de dominación capitalista en Canarias ha sido un éxito. Está por ver si las fuerzas transformadoras asimilan esta lección y rompen amarras con el fascismo insular que, vista la dimensión que puede alcanzar el negocio de la gestión política del capital, se plantea una descolonización que le permita aumentar su margen de maniobra y, en consecuencia, su tasa de ganancia.


10- ¿Ha habido algún tipo de política nacionalista en Canarias?


Desde el punto de vista discursivo, ha habido formulaciones ideológicas nacionalistas de cierta entidad a partir de la transición del siglo XIX al XX, con piezas tan representativas como la creación de Pueblo Canario Unido (PCU). Por supuesto, sólo la constitución del MPAIAC supuso un salto cualitativo para el movimiento popular de liberación, en la medida que favoreció la superación de la fase de resistencia estratégica dominante hasta ese momento por una línea de ruptura, que hizo crecer la consciencia, organización y combatividad populares hasta límites desconocidos. En los últimos años, la recuperación de un tejido asociativo implicado en la defensa de causas ecológicas y sociales conforma un territorio potencial para la articulación de proyectos alternativos de dimensión nacional, pero su orientación más sectorial que política, inspirada por una dirección constitucionalista, no ha terminado de integrar bases sociales y programas consistentes. Esta deficiencia ha sido aprovechada por el fascismo insular para impulsar un subnacionalismo populista, con indudable rentabilidad política en sociedades de honda tradición caciquil.

Fuente: http://nacionalistascanarios.blogspot.com/

26/3/09

Verdades como puños



Video subido por lokopormitierra

21/3/09

Indefinición geográfica canaria

El intento de justificar lo injustificable ha llevado al colonialismo hispano a tergiversar ridículamente la realidad hasta lo inimaginable. Ejemplos hay en cantidad, pero no en calidad la verdad.





[Ilustración del libro "Provincias españolas en África" de José Díaz de Villegas editado en 1962]

Antonio Pérez Voituriez en su “Los aborígenes canarios y los derechos humanos” (1989) lo ejemplifica bien “Hace una veintena de años se insistía en defender la bondad del conquistador indicando la pervivencia de los aborígenes. A veces hoy, son autores de la misma tendencia de antaño, los que postulan ahora la eliminación de todos los aborígenes. ¡Es como un juego paralelo a la geografía! Interesa o no, por razones políticas, la afirmación o no supervivencia de aborígenes”. Y lo mismo ocurre en ámbitos tan evidentes como la geografía. Mientras durante siglos España no tuvo problemas en reconocer que el Archipiélago se encontraba en África, tras la creación del Movimiento Para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) en 1964 con un discurso anticolonial y africanista, la cosa cambió radicalmente. Los requisitos establecidos por el Derecho Internacional para considerar un territorio "colonia" eran la separación geográfica del país que lo administra, diferencias étnicas y culturales, especificidades administrativas, políticas y económicas, y por último una relación de subordinación (1). Además, en 1968 la intensa labor del MPAIAC en el continente, obtuvo una declaración solemne de la Organización para la Unidad Africana (OUA) donde se afirmaba lo siguiente: “Las Islas Canarias son partes integrante de África. No constituyen una parte integrante de España. En consecuencia, debemos declarar que las Islas Canarias tienen derecho a la Autodeterminación y a la Independencia como cualquier otro territorio africano aún sometido a la dominación colonial”.



Por consiguiente se hacía urgente demostrar hasta la irracionalidad la europeidad y españolidad de las Islas. La diplomacia española lanzó una campaña diplomática internacional, donde no dudó en recurrir al soborno a dirigentes africanos y al terrorismo de estado. En Canarias se expulsó a inmigrantes africanos continentales, se lanzó una potente campaña mediática anti-africana y españolista, se intoxicó los estudios históricos y geográficos… Tampoco faltaron publicaciones que atacaban machaconamente los principios del nacionalismo canario, al mismo tiempo infundían miedo y prejuicios contra todo lo que oliera a africano. La misma izquierda española (PCE) se subió al carro de esta campaña, célebres fueron aquellos mitines donde portavoces del PCE repetían joyas racistas como “Los canarios no queremos ser moros”. Se reclutó estudiantes e intelectuales que combatieran en todos los ámbitos el constatado avance de las ideas independentistas en el seno de la sociedad canaria del momento. El miedo al resurgimiento cultural, al pasado isleño, a los guanches, al folklore, etc. está registrado en las hemerotecas de Canarias. Había que legitimar la ocupación española de Canarias como fuera, pasando por encima de la ciencia si era preciso. La reacción del independentismo fue en muchas ocasiones, desgraciadamente, por el mismo camino a la inversa. Sin embargo, aquellos nacionalistas canarios que denigran hoy del “guanchismo” y “africanismo” del independentismo de la década de los 60 y 70, suelen olvidar el contexto y coyuntura del momento, muy distinto al actual. La cuestión identitaria era un tema tabú, en África se estaba produciendo un acelerado proceso de descolonizaciones, el independentista canario debía aprovechar este impulso liberador, ya que Canarias está en África también. Por si fuera poco, la población canaria era producto del mestizaje de población indígena africana y europea, por tanto era algo que había que argumentar también. De ahí la importancia dada a la africanidad de la etnia canaria en el independentismo isleño. A esta estrategia se ligó con todas sus fuerzas el MPAIAC y su discurso. Tras siglos de silencio y ocultación, el MPAIAC tuvo el coraje de poner sobre la mesa la cuestión identitaria.



Periodistas españoles como Eduardo Berranechea, Pedro Fraile, o Federico Utrera entre otros, trabajaron intensamente en combatir las ideas independentistas y en legitimar la ocupación de Canarias por parte de su país. Berranechea por ejemplo, intenta argumentar que Canarias no es África, con escaso éxito. Veamos las ideas ya que aún hoy tienen vigencia, aunque se sostienen mucho menos en la actualidad debido a los avances científicos:



-“Culturalmente las islas NO son africanas.”



Que sepamos no existe una cultura africana oficial o común, en todo caso culturas africanas autóctonas, pero no todas lo son. África es un hecho sobretodo geográfico, no cultural ni racial. Por ejemplo, los egipcios o libios mayoritariamente no poseen una cultura africana sino asiática (árabe y musulmana). Los blancos sudafricanos o mulatos caboverdianos tienen una cultura fundamentalmente europea. Los cubanos que sepamos carecen de una cultura autóctona americana, y qué decir de los norteamericanos. La cultura canaria, además de la primordial influencia europea derivada del colonialismo, también conserva una impronta africana (indígena). La cultura canaria sí es africana, si asumimos que es una cultura propia de Canarias con sus influencias europeas y criollas caribeñas. ¿La cultura cubana es europea o americana? ¿La cultura libia es asiática o africana?. El africano no es el negro o bereber exclusivamente.



-“Canarias nunca ha estado unida a África



Políticamente nunca ha estado ligada a un estado africano. Sin embargo si estuvo unida culturalmente al territorio bereber-amazigh continental (Tamazgha). Muchos territorios o pueblos africanos nunca han estado unidos políticamente a ningún estado africano salvo al estado europeo colonizador.



-“Canarias siempre ha vivido de espaldas a África



Esta afirmación no se sostiene si se conoce la historia de Canarias. Hasta mediados del siglo XX la relación de Canarias con África era fluída. Desde el siglo XV, ya no pocos canarios pescabamos en la costa sahariana. Las islas fueron pobladas en parte con moriscos y minorías de esclavos negros. La relación comercial con África fue importante para Canarias, que al contrario que ahora, aprovechaba las posibilidades que le brindaba su realidad geográfica. El comercio era habitual con Madeira, Cabo Verde y costas continentales. La presencia de las pesquerías canarias durante cinco siglos en la costa sahariana fue constante e intensa. Por no hablar de los canarios que se asentaron en la colonia española del Sahara Occidental durante el siglo XX. Todo ello, por supuesto, sin olvidar las íntimas relaciones comerciales con el Caribe y Europa, así como las ocasionales relaciones conflictivas con piratas berberiscos. Sólo a finales del siglo XX Canarias ha dado la espalda a África a causa de los intereses españoles que se impusieron a los nuestros.



-“Los geógrafos no se ponen de acuerdo, algunos creen que Canarias surgió de la Atlántida”.”Canarias está en la Macaronesia”.



La ciencia geográfica está para algo digo yo. No hay geográfo que niegue la ubicación africana de Canarias. Cabo Verde también está en la Macaronesia y nadie duda de su africanidad.





-“Más africana es la Península ibérica porque está más cerca



Sobran comentarios.



-“El clima no es africano, es sui generis



África no posee un solo clima, su variedad es inmensa. No creo que los europeos nos hayan importado el clima también.



-“Había mucha variedad racial entre los aborígenes, incluso nórdicos



Esas hipótesis han sido superadas por la ciencia desde el siglo pasado. Hoy no existe ninguna prueba arqueológica, cultural, lingüística, genética etc. que no señale al carácter bereber o amazigh de los antiguos canarios de todo el Archipiélago.



El Atlantismo como escusa



Jose A. Alemán en su “Entender Canarias” afirma que “El verdadero continente de los isleños es el Atlántico”, no estamos de acuerdo. El atlantismo es un “mirar para otro lado” ante la realidad de Canarias. Canarias es atlántica como lo es Irlanda, Cabo Verde, Nigeria y Brasil, pero el Atlántico no es un continente, es un océano. Sin embargo, que estemos en África no nos debe forzar a nada, porque la realidad es la que es, solo nos obliga a ser conscientes de donde estamos. Ser África no es romper ningún vínculo que nos interese con Europa, tenemos una profunda relación histórica con Europa (más que con España en concreto). También unas profundas relaciones culturales y étnicas con el Caribe americano. Canarias debe aprovechar esa ventaja, en una Unión Europea donde no hay que estar en ella para ser miembro (ej. Turquía), sus profundas relaciones con América Latina y su ubicación africana. África no es exclusivamente pobreza, también es riqueza. África siempre fue nuestro pasado, pero sobretodo es nuestra realidad y queramos o no formará parte de nuestro futuro.



Blog Nación Canaria



(1) Principio IV: Existe a primera vista la obligación de transmitir información respecto de un territorio que está separado geográficamente del país que lo administra y es distinto de éste en sus aspectos étnicos o culturales. Principio V. Una vez establecido que se trata a primera vista de un territorio distinto desde el punto de vista geográfico y étnico o cultural, se pueden tener en cuenta otros elementos. Esos elementos podrán ser, entre otros, de carácter administrativo, político, económico o histórico. Si influyen en las relaciones entre el Estado metropolitano y el territorio de modo que éste se encuentra colocado arbitrariamente en una situación o en estado de subordinación, esos elementos confirman la presunción de que existe la obligación de transmitir la información que se pide en el inciso e del Artículo 73 de la Carta. RESOLUCION 1541 (XV)













20/3/09

''Canarias es la Arabia Saudí de las energías renovables''

El presidente de Foundation on Economic Trends y experto en la energía del hidrógeno, Jeremy Rifkin, afirmó este miércoles durante su intervención en el IV Seminario Internacional de Comarcas Sostenibles, que "Canarias es la Arabia Saudí de las energías renovables y puede ser un modelo para el resto del mundo creando empleo y oportunidades", ya que, a su juicio, nunca ha visto "un sitio tan idóneo como las Islas para apostar por las energías renovables".


Jeremy Rifkin expuso en rueda de prensa lo que será en pocos años la tercera revolución industrial que está basada en cuatro pilares fundamentales que pasan por la creación de un régimen de energía renovable acumulada por los edificios, almacenada en forma de hidrógeno y distribuidas a través de redes conectadas inteligentes 'intergrids', según informa la Mancomunidad en un comunicado. "De aquí a 25 años -aseguró Rifkin- millones de edificios -viviendas, oficinas, centros comerciales, parques industriales y tecnológicos- serán construidos para servir como centrales energéticas y hábitats". "Estos edificios recogerán y generarán energía localmente del sol, el viento, la basura, los residuos agrícolas y forestales, las olas y las mareas, energía suficiente para colmar sus propias necesidades de energía, así como un excedente de energía que puede ser compartido", explicó Rifkin. A lo que se suma "la difusión de las tecnologías de la información y la revolución de las comunicaciones por Internet que cambiaron radicalmente el contexto social y los parámetros económicos de la actividad empresarial, una revolución de la difusión de las energías renovables tendrá un impacto similar en Europa y el mundo", apostilló.En opinión del experto, "lo que se tienen que preguntar las administraciones y los políticos es dónde queremos estar de aquí a 20 años, si en el atardecer de la segunda revolución industrial o en el amanecer de la tercera revolución industrial".


Igual que en Sicilia


Jeremy Rifkin, que ha actuado como asesor del Gobierno de Francia, Alemania, Portugal y Eslovenia durante sus respectivas etapas en la Presidencia de la Unión Europea en temas relacionados con la economía, cambio climático y seguridad energética, aseguró que "en Canarias se puede hacer lo mismo que se hará en Sicilia a través del plan 555 que supone que 5 millones de personas con un presupuesto de 5 billones de euros en un plazo de 5 años estarán interconectadas a través de las energías renovables". Por otra parte, afirmó que "hay por delante una crisis financiera sin precedentes". "Nos acercamos al ocaso de la era del petróleo en la primera mitad del siglo XXI y estamos en la época del crepúsculo de la tercera revolución industrial para salvar nuestro planeta y nuestro modo de vida", aseveró. A su entender, "esta tercera revolución industrial supone un triple desafío debido al deterioro económico actual, el cambio climático y la seguridad de la energía."Para Rifkin, que es un gran defensor de la economía basada en la energía obtenida a partir del hidrógeno, "los combustibles fósiles son elitistas porque para obtenerlos se requiere de una fuerte inversión geopolítica y de un gran capital, ya que éstos no están distribuidos por igual en todo el mundo". Las energías renovables por las que apuesta Rifkin "están en todo el mundo, son las que se llaman energías distribuidas. El mar, el viento, las olas, los residuos que se pueden convertir en energía no son elitistas sino que son accesibles a todo el mundo", añadió. A su juicio, mientras que el petróleo, el carbón y el gas natural seguirán proporcionando una parte importante de la energía del mundo y de la UE hasta bien entrado el siglo XXI, existe un "creciente consenso" de que se está "entrando en un periodo crepuscular donde la totalidad de los costos de la adicción a los combustibles fósiles está empezando a actuar como un lastre para la economía mundial"."Hay que tener en cuenta que las energías renovables son intermitentes, es por eso que uno de los compromiso de la UE es apostar por el hidrógeno para almacenar la electricidad".


Extraído de: CanariasAhora.com


Scheinin insiste por las torturas en el estado español


El Relator de la ONU Martin Scheinin defiende que las denuncias de tortura tienen que resolverse antes de que los detenidos sean juzgados. Insiste además, en una entrevista a «Berria», en que no deben considerarse «terrorismo» a la «kale borroka» (lucha callejera en vasco) ni a actividades políticas.«Cada vez que exista una denuncia de tortura por medio, el juicio debería aparcarse hasta que se llegue al final». Esa es la opinión del Relator Especial de la ONU para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos en la Lucha contra el Terrorismo, Martin Scheinin, quien en una entrevista concedida a ``Berria'' denunciaba ayer que son muy pocas las denuncias de tortura que se investigan y juzgan en el Estado español. En este sentido, Scheinin también se muestra contrario a que la denuncia de tortura y el delito se investiguen de manera paralela y en juzgados distintos. Scheinin hizo público hace algunas semanas un informe en el que muestra su preocupación por la incomunicación, la extensiva extensión del concepto de «terrorismo» y la aplicación de la Ley de Partidos.En la entrevista, el Relator de la o­nU asegura que perseguir los mismos objetivos políticos que ETA «no debería de ser delito, ni justificación para ilegalizar una formación política». Apunta además que definir el «terrorismo» en base a criterios políticos «acarrearía que toda formación que trabaje en contra del Gobierno podría ser considerada terrorista».A su juicio, ese concepto «está bien recogido en la legislación española, pero no así en la práctica». Opina que delitos que no tienen nada que ver con «terrorismo» son juzgados en base a esta legislación, y recuerda que así ocurre sistemáticamente las acusaciones de kale borroka. Scheinin apunta que esta práctica «sí es violencia, pero no terrorismo», y subraya que son «dos cosas bien diferentes».El Relator de la ONU también alerta de la Ley de Partidos, la que, a su entender, «podría ser utilizada contra la libertad de expresión», e incide en su «falta de claridad». Apunta en este sentido, que «para su gusto», la norma impulsada por PSOE y PP «va excesivamente lejos». La actitud que mantiene el Estado español en temas como la incomunicación es, en opinión de Scheinin, «mucho más peligrosa que la mayoría de los estados europeos». Y asegura que el Estado español tiene «demasiadas medidas delimitadoras e instituciones que no tienen cabida en democracia». Durante la entrevista, el Relator también critica la función de la Audiencia Nacional española, la cual, a su juicio, cuenta con «demasiadas competencias y demasiado control».

17/3/09

La peligrosísima policía autonómica canaria

El Estado metropolitano español ha conseguido quitar a la policía autonómica canaria todas las competencias que sí da a otras policías de las comunidades autónomas europeas. De forma que no tendrá funciones de vigilancia del litoral, ni control de explosivos, ni control de la inmigración irregular, ni vigilancia de las empresas de seguridad privada.
El Estado español no transferirá ni un euro para una policía autonómica que tampoco podrá desempeñar funciones de policía judicial. Por si fuera poco, tampoco se le permiten integración ni relaciones orgánicas con las policías locales. Ese fiel perro guardián de las esencias del Estado que es Rubalcaba ha conseguido reducir la policía autonómica a unos meros “seguratas” para los edificios de la Comunidad Autónoma Canaria (CAC), ante el regocijo de quienes la torpedearon y la denigraron desde el principio. Y, por supuesto, el gobierno colaboracionista acepta lo que le echen. Para completar el esperpento, el partido del chauvinismo españolista en Canarias, el PSOE, ha declarado que lamenta “el estrepitoso fracaso que supone para el consejero de Justicia, José Miguel Ruano, que se haya visto obligado a dejar casi sin competencias en seguridad pública su proyecto de Policía autonómica”. Añadiendo que “Ruano ha cedido en todo”. Hay que vivir en una auténtica esquizofrenia política para acusar al otro de no haber obtenido lo que uno no ha querido darle. Pero claro, no pueden ocultar su satisfacción de que se perjudique a su propio país. Cosas de la mentalidad cipaya. Desde que se planteó la creación de una policía autonómica en Canarias, que no es otra cosa que otra policía del Estado colonialista en nuestro país, tanto desde ese mismo Estado como desde las fuerzas más españolistas se lanzó una brutal ofensiva para denigrarla e impedir su creación. Al fin, han conseguido reducirla a una murga de carnaval, con sus disfraces y todo. Aunque no seamos partidarios de policía autonómica sino, bien al contrario, de unas Milicias Populares canarias, la cosa es que hay preguntas que cabe hacerse. ¿Qué tiene de diferente Canarias de territorios como el País Vasco, Navarra o Cataluña para que lo que allí se permite sin problemas y con todas las competencias, aquí sea un gravísimo atentado a las esencias patrias españolas? ¿Somos los canarios seres inferiores a los que no se puede dejar que tengan su propia policía como sí la tienen los blancos? La respuesta es bien sencilla, y la daba hace mucho tiempo Pepe Monagas: “Saque el napa, Regorito”. Una policía autonómica en una colonia puede crear complicaciones en un determinado momento que mejor evitar por si las moscas, que en cosas de territorios de ultramar nunca se sabe lo que va a pasar. Es un asunto peligroso, con el que se tiene tolerancia cero. Desde luego, el “peligro” no viene de un gobierno autonómico servil que se pliega al despotismo metropolitano. El peligro para los intereses imperialistas españoles viene de la realidad misma de Canarias. Y eso no lo van a arreglar cercenando la pasma autonómica.

Extraído de:
http://almacenindependenciaysocialismo.wordpress.com/2009/03/14/la-peligrosisima-policia-autonomica-canaria/

14/3/09

La policía española apalea a estudiantes canarios

La policía española cargó ayer en Tenerife contra los estudiantes que se manifestaban contra el Plan Bolonia.
Video:
http://www.loquepasaentenerife.com/vivir/12-03-2009/elplanboloniaentraaporrazos
AUDIO RECOMENDABLE: Declaraciones de Adán González (Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario)
http://www.sanborondon.info/content/view/11453/47/
FOTOS:
http://comunidad.laopinion.es/galeria-multimedia/SOCIEDAD/Manifestacion-contra-el-Plan-Bolonia/4572/1.html

13/3/09

3 Años alzados en la red

Aquí seguimos tres años después, con humildad, intentando aportar nuestro tenique a la construcción nacional y social. Internet nos brinda una oportunidad que nunca hemos tenido los isleños.

Internet es para nosotros una oportunidad histórica, una herramienta de difusión como nunca antes disfrutamos los patriotas isleños. En un país aislado, fragmentado y caciquil como el nuestro, era una tarea titánica en tiempos pretéritos exponer nuestros planteamientos al conjunto de nuestro pueblo. Los precedentes están ahí, siendo el pionero nuestro prócer Secundino Delgado, que pagó con el presidio. Y así otros medios más, entre los que destaca Afrika Waha, La Sorriba, etc. Revistas independentistas que fueron blancos de la intolerancia y represión españolista. Sin embargo hoy, a pesar del monopolio de los mass media por parte del nacionalismo español, los canarios tenemos la oportunidad de recurrir a precarios medios alternativos desde cualquier isla y ubicación del paneta de manera directa y gratuita. Internet marcó un antes y un después en la historia de las comunicaciones humanas, y es nuestro deber utilizarlo. La batalla de ideas hay que afrontarla con todos los medios al alcance, y hoy es más necesario que nunca. En esa perreta estamos.

[Procesamiento al director de la revista "La Sorriba" Francisco Javier González, reproducida por la misma publicación en su número 17 publicado en 1984]

Solo nos queda agradecer a nuestros lectores que nos animan a seguir con la labor. También nuestro agradecimiento a todos los nuevos espacios que han ido surgiendo durante en la red estos últimos tiempos. Es estimulante comprobar cómo al golpito vamos tejiendo una red informativa de izquierdas y comprometida con los derechos nacionales del País. Quisiéramos dedicar nuestra humilde labor a la memoria de nuestro del gigante José Antonio Ramos, y por supuesto, a todos aquellas personas que están plantando cara y defendiendo la tierra; Granadilla, Tamadaba, Tindaya

Tanemmirt. ¡VIVA CANARIAS LIBRE Y SOCIALISTA!

Enlaces relacionados:

http://nacioncanaria.blogspot.com/2008/03/nacin-canaria-cumple-dos-aos-alzados-en.html



[Subido por rvtricolor7 http://www.lafortalezadelossaberes.blogspot.com/ ]

9/3/09

“Psicología del hombre canario”, el libro que nos diagnosticó como pueblo

Psicología del hombre canario es una obra fundamental para entender no solo la idiosincrasia de nuestra gente, sino las causas que han conformado el perfil psicológico del pueblo canario. El autor es Manuel Alemán (Agaete 1931-Las Palmas de G.C. 1991), teólogo, psicólogo, escritor, y catedrático de Psicología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.




Psicología del hombre canario fue sin duda la obra cumbre de Manuel Alemán marcando un antes y un después en la toma de conciencia nacional de nuestro pueblo. El pensamiento del autor está claramente influenciado por la Teología de la Liberación y la figura del sacerdote suramericano Camilo Torres, y en su obra cita a teóricos del anticolonialismo como Albert Memmi. Fue publicado en 1980 y fue pionero –y sigue siéndolo- en el método riguroso y dialéctico de explicar la historia y psicología del isleño. A pesar de haber coincidido su publicación en una época de auge del despertar de la conciencia nacional y del Movimiento de liberación nacional, su influencia en el discurso y toma de conciencia colectiva fue, en nuestra opinión, muy relativa. Algo que contrasta con la calidad de la obra y su gran perspectiva innovadora.



Psicología del hombre canario abarca temas como la percepción de la consciencia de canariedad por el isleño y sus distintos niveles, sin olvidar los factores objetivos. La canariedad objetivamente es el resultado de factores objetivos: la geografía, historia, raza, cultura y lengua. Nuestra ubicación en el mundo y la realidad africana y archipielágica, la historia peculiar, el mestizaje específico que ha forjado una cultura concreta y una modalidad lingüística dialectal del castellano única en el mundo. Por otro lado los factores psicológicos y subjetivos divididos en diversos niveles (inconsciente, preconsciente y consciente). La influencia del paisaje y la historia en nuestra mentalidad también son analizadas.



Tras este tanteo general, Alemán pega a profundizar en cuestiones más concretas que afectan a nuestra manera de pensar como la rivalidad infantil entre pueblos e islas, la disfunción de la conciencia o el mimetismo entre otros. “Es una rivalidad infantil, atacando con nombretes y apodos, provocando contiendas ingenuas entre pueblos y entre islas, planteando litigios sobre datos del paisaje, -mi pueblo o isla es más bonito- sobre la modalidad de la voz –unos pueblos ridiculizan a otros su forma de expresarse-. Esta rivalidad es una consecuencia de la inseguridad básica, de la inestabilidad psicológica y sociológica del canario. (…) Es síntoma de la agresividad desplazada del canario: la falta de localización de la causa verdadera de la expoliación de nuestra gente hasta ser indigentes de todo, le lleva a canalizar su agresividad hacia otras realidades inocentes. Es una rivalidad que agudiza los sentimientos localistas del pequeño pueblo, con la consecuente pérdida de conciencia de región. Ha sido una rivalidad manipulada por los dirigentes del Archipiélago.” Al respecto de la Disfunción de la conciencia explica que “El sistema sociocultural canario feudalista, mercantilista, capitalista, ha atenazado al hombre isleño en estratos tan profundos de la psique, como es la conciencia. Esto hace que el explotado se identifique con su explotador, justificándolo, racionalizándolo. El Mimetismo es una postura imitativa de las formas exteriores. “El mimetismo es, por tanto, un mecanismo de defensa promovido desde la lucha por la existencia, desde la necesidad de sobrevivir”. “Todos los pueblos dominados han sufrido este fenómeno de “infancia psicológica”, convirtiéndose en pueblos imitadores para así, en la seguridad del “padre”, paliar la incertidumbre de su inconsistencia. Y este es el caso de Canarias. Parece como si el temor al padre”, en nuestro caso Castilla-Europa, le impulsara a imitarlo para así evitar su enfado y su amenaza.”




Finalmente el autor esboza una propuesta para encarar el futuro de Canarias donde asigna un papel primordial a la concienciación y la conquista de la cultura negada del país. Quizás esta sea de las más notables exposiciones teóricas de la regeneración psicológica de nuestro pueblo mediante la cultura y la identidad.



Psicología del hombre canario es una auténtica ofrenda de Manuel Alemán a su pueblo. Una herramienta teórica básica para abordar nuestra conciencia y transformarla. Paso prioritario –antes que los votos y las siglas- que constituye sin duda alguna los cimientos de el país que queremos construir. Aunque esta impagable obra esté de rabiosa actualidad casi treinta años después, no vamos a negar que los tiempos han cambiado vertiginosamente, y seguramente nuevos factores están ya afectando a nuestra psicología colectiva como pueblo. La terciarización extrema del modelo económico, el desarraigo urbano y la asimilación de la mayoría de nuestra población por la cultura española y globalizante, la especializada novedosa emigración a Europa y la llegada de importantes contingentes de población europea y española están modificando nuestra mentalidad sin lugar a dudas. Con todo, Manuel Alemán no sólo nos dejó de herencia una importante obra teórica, sino un ejemplo práctico de producción intelectual, de pensar y reflexionar Canarias desde nuestra propia perspectiva. Nos señaló una veredita apenas transitada aún por nuestro pueblo; la de pensar por nosotros mismos que somos y que queremos ser.




Blog NACIÓN CANARIA


Enlaces relacionados:





8/3/09

Podcast TAMAIMOS nº18

Tamaimos sube a la red su podcast nº 18 abordando temas de rabiosa actualidad como el atentado medioambiental de Granadilla, el objetivo de autosuficiencia energética de El Hierro para el 2010, así como analizan el papel que ocupa Canarias en el marco estatal español. A partir de ahora podrán acceder a todos los podcast de Tamaimos desde el icono del podcast. Para oir el último:

6/3/09

5/3/09

ANÁLISIS. Galiza y Euskal Herria ante el capitalismo español - Lecciones de unas elecciones autonómicas

"Las izquierdas revolucionarias españolas tienen que pensar sobre la manifiesta imposibilidad de ser de izquierdas siendo a la vez nacionalista español." El texto más que analizar los comicios electorales, reflexiona acerca de como la izquierda española ha asumido las premisas ideológicas de la burguesía española propietaria del estado borbónico.


Las recientes elecciones celebradas en Galiza y en la denominada “Comunidad Autónoma Vasca”, han vuelto a confirmar los problemas estructurales que arrastra el Estado español desde que en el siglo XV sus clases dominantes intensificaran la política imperialista atacando a pueblos soberanos, insertándolos a la fuerza, mediante la represión, en la dinámica de centralización estatal. Desde luego que en plena época feudal y cuando todavía partes de la península ibérica seguían disfrutando de una aplastante superioridad cultural y humanista, la musulmana, frente a inculta ferocidad cristiana, en esta época es imposible hablar de “Estado español” en el sentido capitalista actual, es decir, como espacio material y simbólico de acumulación de capital por parte la burguesía.

Sin embargo, ya entonces funcionaba al máximo una constante definitoria de las clases dominantes en la península--Portugal conquistó su independencia mediante una guerra de liberación en el siglo XVII--y que llegaría a ser típica de la ideología nacionalista española posterior: destruir al pueblo que se resiste. Sin piedad alguna, el poder peninsular exterminó a la muy superior cultura musulmana y a sus fuerzas productivas, masacró a los últimos restos rebeldes y sospechando con razón que los moriscos podían reiniciar la resistencia los expulsó a comienzos del siglo XVII. Mientras sucedía esto, Galiza fue sometida por las armas durante el siglo XV, destruyéndola como reino independiente. Inmediatamente después les tocó a los hebreos, que habían pagado la primera invasión de lo que se pensaba que sería una nueva ruta de Indias, pero resultó ser otro continente, para desgracia inhumana de sus habitantes. Los judíos fueron engañados y saqueados, y después expulsados en masa. ¿Y de la invasión militar del Estado navarro en 1512? La crisis de la casa de los Ausburgo en el siglo XVII preparó la base para el centralismo borbónico posterior, que irá creciendo con altibajos hasta la actualidad. El descoyuntamiento de la nación catalana iniciado entonces continúa en el presente con la fobia del partido socialista valenciano contra la lengua catalana, al igual que la de los socialistas navarros contre el euskara, el desprecio de los socialistas gallegos a su lengua y, por no extendernos, el odio de los socialistas castellanos a la verdadera historia de Castilla.

El capitalismo español construyó su Estado-nación entre el último tercio del siglo XIX y el comienzo del siglo XX, pero ya para entonces su bloque de clases dominante, formado por la unión de las clases dominantes en los pueblos y naciones oprimidas por el Estado, había asumido mayoritariamente determinadas características desarrolladas en los siglos anteriores: mentalidad inquisitorial, represiva y violenta; despreocupación por la ciencia y la tecnología y prioridad a la máxima explotación física de la fuerza de trabajo; típica doble moral que aúna la corrupción extrema, el clientelismo sociopolítico y el extremismo católico; y nacionalismo imperialista basado en la creencia racista de la superioridad de la “nación española”. Luego, y a partir de las artes de la propaganda desde el púlpito y el confesionario, desde la escuela y los periódicos, el capitalismo español una quinta característica: lamanipulación de masas con la industria político-mediática, muy controlada por la Iglesia pero también por las alianzas entre grupos económicos y partidos políticos. Bien mirado, estas características son comunes a todo sistema capitalista, pero aquí nos centramos en sus formas españolas.

Las muy reducidas minorías burguesas e intelectuales que, con sus diferencias, se enfrentaron a esta fusión entre represión, tecnofobia, corrupción clientelar, fanatismo religioso y manipulación ideológica, fueron calificadas de herejes, reformadores, afrancesados, masones, republicanos, rojo-separatistas y hasta terroristas, y perseguido, torturados, encarcelados, desterrados, quemados vivos o fusilados. El terror material y simbólico practicado durante siglos por la alianza sacrosanta entre propiedad privada, Estado en formación e Iglesia eterna, soldó una mentalidad, una subjetividad social actuante como fuerza material que unas veces gritaba: “¡Vivan las cadenas!”; otras el unamuniano “¡Que inventen ellos!”; otras “¡Detente bala, Dios está conmigo!”, también “¡Vivaspaña!”, o frecuentemente vociferaba todas a la vez.

No tiene sentido discutir qué colectivos humanos, mujeres, grupos sexuales, sectores intelectuales y fracciones progresistas, clases trabajadoras, pueblos y naciones fueron más masacrados que otros, porque la atrocidad máxima caía sobre ellos siempre que la propiedad privada española se veía en peligro. Como cualquier otro poder, el español dosificaba según sus necesidades y sapiencias el “terror calculado” y la “pedagogía del miedo”, pasando en los momentos críticos al terror absoluto. Fuera en el Estado o en otros continentes, incluida la ferocidad en los Países Bajos, la propiedad privada española se basó siempre en la interacción desigual pero combinada de los cinco componentes vistos: terror en cualquiera de sus formas, prioridad de la plusvalía absoluta sobre la relativa, corrupción, catolicismo y manipulación. Semejante interacción de componentes explica cómo y por qué sucesivas castas y clases dominantes de los pueblos invadidos se integraban en el poder español, bien como colaboracionistas exteriores, bien como fracciones en su bloque de clases dominante. Las múltiples formas de corrupción, sus sutiles o burdos mecanismos de pagar traiciones y comprar fidelidades, y las específicas exigencias de orden y colaboración de mando que tiene la plusvalía absoluta, diferentes a las de la plusvalía relativa, estas y otras razones actuantes en la quíntuple totalidad descrita, explican en suma la capacidad de absorción e integración en el poder dominante de sectores más o menos amplios de poderes de las naciones invadidas.

En la medida en que tantos siglos de esclavización moral y física penetraban en la estructura psíquica de masas, en esa medida pero con velocidad y autonomía propias, las organizaciones de resistencia que surgían del interior de las masas trabajadoras no podían permanecer inmunes al riesgo de infección y pudrimiento por parte de todos o de algunos de los cuatro componentes de la totalidad analizada. Lógica y necesariamente, las organizaciones reaccionaras, derechistas, están ya formadas por esos “valores” consustanciales a la forma española de la civilización burguesa, pero las de izquierdas no están en modo alguno libres de esos riesgos. La historia del PSOE es un ejemplo brillante y estremecedor de cómo en mayor o menor grado este partido ha ido asumiendo activa o pasivamente estos “valores”. Sobre la violencia, tortura y mentalidad inquisitorial, no hace falta extendernos. Sobre la tecnofobia y la prioridad de la explotación física antes que la basada en la formación tecnocientífica e intelectual, el PSOE ha hecho algunos esfuerzos por modernizar el capitalismo y aumentar su productividad media, pero insuficientes a todas luces, y sobre todo sin intentar un cambio cualitativo que reduzca el desprecio del nacionalismo español hacia la cultura y la ciencia. ¿Y qué vamos a decir sobre su “combate” contra la corrupción? El esplendoroso dispendio con el PSOE que mantiene llenas las arcas católicas, síntesis de la fe, muestra su plegamiento a la Iglesia eterna. Por último, la unidad político-económica que forman el PSOE y PRISA se extiende a la industria propagandística, cultural e ideológica.

Las fallas estructurales del capitalismo español son teóricamente incomprensibles si no tenemos en cuenta el peso material de estas realidades sociales. Sin recurrir al desprecio por las inversiones en tecnociencia y en nuevas fuerzas industriales productoras de bienes de producción, y al egoísmo cegato y corrupto por las ganancias inmediatas de la burbuja financiero-inmobiliaria, por ejemplo, no comprendemos nada de nada sobre el por qué de la pavorosa crisis sistémica actual. Pero para entender la insondable profundidad del abismo económico debemos a la vez entender el peso fundamental de las disciplinas laborales autoritarias, del papel de la violencia económica y sociopolítica en la forma de trabajo basada más en explotación de la fuerza física bruta que en la fuerza cualificada de trabajo, que requiere otra forma disciplinar. La corrupción genética esencial al capitalismo español y los lazos clientelares que se forman en la ilegalidad o alegalidad, explican también cómo todos los partidos han colaborado activamente con las fracciones empresariales y financieras más podridas para privatizar tierras colectivas, venderlas y enriquecerse con acuerdos simultáneos con el capital comercial que siempre, como los buitres, revolotea alrededor de la corrupción financiero-industrial. La Iglesia eterna, envalentonada, organiza movilizaciones de masas en defensa de los componentes más reaccionarios de la estructura psíquica de masas, predicando obediencia al poder y al patrón y militancia en el nacional-catolicismo. Cerrando el círculo, la industria de la alienación funciona a plena capacidad fabricando ansiedad y miedo paralizante utilizando como materia prima una crisis que no analiza radicalmente y que falsifica en su origen y consecuencias.

Las naciones oprimidas tampoco escapan a estas características en lo esencial aunque sus formas concretas varían según haya sido la historia particular de sus capitalismos correspondientes. La ley del desarrollo desigual y combinado opera también en estas cuestiones mostrando cómo la violencia, la tecnofobia, la corrupción, el catolicismo y la falsedad actúan con diversas intensidades en todos los capitalismos periféricos. No se salva ninguno, aunque como en el de Vascongadas,o “Euzkadi” para el PNV, la tecnofobia sea menor por el peso de la producción industrial de bienes de producción, pero sin llegar al peso fundamental que la tecnociencia tiene en los capitalismos imperialistas hegemónicos. En Galiza, por ejemplo, la tecnología naval y pesquera ha sido cuidada por su influencia económica central, pero en detrimento de otras tecnologías industriales y de la economía en general. En ambas naciones, la corrupción es una realidad pero que aparece en formas distintas, del mismo modo que el consumo de opio religioso. En las dos, el terror hizo estragos en las primeras fases del franquismo, para adquirir maquillajes diferentes contra el pueblo gallego.

Tenemos que partir de estas realidades para comprender las profundas dinámicas motrices de la dialéctica entre continuidad y cambio socioeconómico y político en las naciones oprimidas, como primer paso imprescindible para valorar luego los vaivenes superficiales en lo electoral. Por ejemplo, las diversas expresiones del nacionalismo español en Galiza y Vascongadas pasan a ser secundarias cuando en las elecciones autonómicas el sentimiento nacional gallego y vasco está enfrentado al nacionalismo imperialista español, que olvida sus diferencias secundarias permitiendo que amplias masas de votos fluyan del PP al PSOE en este caso, y en otros del PSOE al PP. La aparición de UPyD no anula lo dicho sino que lo confirma porque entones el nacionalismo español tiene más ofertas esencialmente idénticas entre las que escoger. La cuádruple característica descrita tiende a unirse en lo básico y esfumarse en lo accesorio para “salvar la unidad de España” en las naciones conquistadas.

Pero la ventaja del nacionalismo español es que dispone de un Estado que centraliza estratégicamente los ritmos evolutivos diferentes de las cuatros características, aunque con tensiones internas como, por ejemplo, el golpe que ha pretendido darle el PSOE al PP sacando a la luz una pequeña parte de la corrupción estructural. En Galiza, esta maniobra no ha surtido efectos porque es mayor el desprestigio del PSOE que el del PP, ya que, entre otras ventajas, éste segundo ha podido crear una densa malla clientelar de apoyos y obligaciones que ahora le han permitido movilizar más votos, además de otras razones. Pero en Vascongadas, en la “Euzkadi” triprovincial del PNV, además de los efectos de la “lucha” del PSOE contra la corrupción, otras cuestiones han pesado aún más en el giro al PSOE y a UPyD por miles de votos del PP como, principalmente, la tajante decisión estatal de endurecer la conquista del Pueblo Vasco con las bazas añadidas que ofrece un Gobiernillo Vascongado y un lehendakari abiertamente españoles, aunque haya ganado con métodos antidemocráticos, mentirosos y violentos. La garantía dada a los votantes del PP en las Vascongadas de que el PSOE aumentará la violencia simbólica, lingüístico-cultural y material contra el Pueblo Vasco, como lo está haciendo descaradamente en Nafarroa apoyando a UPN, esta garantía ha sido mucho más determinante que la supuesta “lucha” contra la corrupción.

El siempre necesario rigor teórico y metodológico, así como el respeto y admiración que sentimos hacia las izquierdas independentistas gallegas, nos exigen no aventurar hipótesis sobre los resultados electorales en Galiza antes de disponer de los estudios de las izquierdas independentistas de esta nación. Por otra parte, al izquierda abertzale ya ha ofrecido su valoración básica y nuclear sobre los resultados de las pasadas elecciones autonómicas, disponible en la Red, a la que, probablemente, seguirán otros análisis más extensos que enriquecerán lo ya dicho pero no lo cambiarán sustancialmente. Por lo tanto, aquí me limitaré a sugerir algunos puntos de reflexión crítica en primer lugar para las naciones oprimidas por el Estado español, y en segundo lugar para las izquierdas revolucionarias e internacionalistas españolas, que existen. La intención, como siempre, es varias tesis propiciadoras de un debate colectivo amplio y radical sobre qué futuro tenemos las naciones sin Estado dentro del Estado español y, a la vez, provocar una reflexión en las izquierdas estatales sobre el contenido reaccionario del nacionalismo español.

La primera tesis es que la suerte del capitalismo español es la suerte de su nacionalismo y de su Estado burgués. Dicho de otro modo, capitalismo, nacionalismo y Estado forman una unidad que se sostiene en la explotación de las clases trabajadoras y naciones oprimidas, de las mujeres, de la fuerza de trabajo emigrante, y de los pueblos explotados por las transnacionales de cuna española, etc., y que recurre a la violencia más extrema para garantizar su propiedad privada, pero dosificándola por las “regiones de España” según sus rebeldías respectivas. De cualquier modo, la evolución del capitalismo español ha llevado al su cúlmen el problema de la democracia como forma de poder. La democracia en abstracto es el instrumento político que permite al nacionalismo español ocultar las características vistas dando una imagen de modernidad, encauzar por los canales que él ha impuesto la mezcla de malestar difuso o concreto e indiferencia y pasividad, anulándolos y volviéndolos funcionales al sistema, y anular los derechos nacionales de los pueblos oprimidos.

La democracia real, práctica y activa, debe ser recuperada como esencia de la acción de las clases y de los pueblos. Ninguna de las características analizadas es compatible con acción democrática de las masas, y menos con la de los pueblos oprimidos. La explotación asalariada, la violencia, la corrupción, la burocracia eclesiástica y la mentira convertida en verdad oficial chocan frontalmente con la acción democrática porque ésta no es sino el ejercicio de la autodeterminación consciente y libre. La autodeterminación democrática, sea colectiva o individual, exige información veraz y contrastable, libertad y tiempo de debate público, pero sobre todo exige seguridad y certidumbre de que su voluntad mayoritaria democráticamente decidida será respetada por el poder establecido, es decir, que éste asuma someterse a la democracia que niega y persigue. Por tanto el derecho de autodeterminación y la garantía de su realización democrática, son una necesidad elemental e imprescindible.

La segunda tesis es que el capitalismo español readecua y adapta las formas superficiales de su nacionalismo a las necesidades de la acumulación, de modo que, en apariencia, puede hablarse de varios nacionalismos diferentes cuando en realidad solamente hay uno y básico. La burguesía española, como cualquier otra, dispone de industrias que producen ideologías de consumo desechable, y de aparatos de seguimiento, control y censura que vigilan que tales modas ideológicas no cuestionen la base de su nacionalismo. Pero también se preocupa y mucho en que esa industria modernice y adecue periódicamente las formas más obsoletas o innecesarias del nacionalismo básico ampliando sus contenidos, ofertas y atracciones. En el Estado español, además debe hacerlo con más premura por la existencia de fuertes sentimientos regionalistas, autonomistas, nacionalistas opuestos e independentistas. Contra estos últimos sobre todo, pero también contra los nacionalismos no españoles, van destinadas las vigilancias más atentas y permanentes.

Las naciones oprimidas se ven, por tanto, en la necesidad de seguir atentamente el proceso modernizador del nacionalismo español para mantener una lucha teórica, cultural, social y política contra su núcleo permanente y contra sus nuevas formas externas. Si el sentimiento nacional de un pueblo se estanca en su expansión y mejora, no tardará mucho tiempo en iniciar un retroceso frente a nacionalismo de Estado. El pueblo sin Estado carece de los recursos estratégicos imprescindibles para realizar esas labores con la idoneidad de medios suficientes, teniendo en cuenta la aplastante superioridad de medios del nacionalismo estatal. Pero las respuestas de los pueblos dominados a los cambios del nacionalismo dominante no pueden realizarse sin la iniciativa directora de sus clases trabajadoras, que son la mayoría de la población y las únicas que pueden aportar la experiencia vital necesaria para crear un proyecto independentista hegemónico, ya que la burguesía ni puede ni quiere hacerlo. Allí en donde es apreciable la cantidad de población emigrante de primera generación y en donde todavía la de segunda generación está socializada en la cultura nacional de sus padres, de la primera generación, en estos sitios, la adecuación permanente del independentismo a las repuestas del nacionalismo estatal se vuelve una necesidad vital ya que el Estado presiona por todos los medios para reforzar su nacionalismo entre dicha población.

La tercera tesis es que las naciones dominadas han de dar el paso sin retorno al objetivo de dotarse de un Estado propio que facilite la consecución de estas y otras conquistas necesarias. El debate sobre la necesidad de los Estados de las naciones no españolas ha de saltar a la palestra de las discusiones teóricas y políticas, sociales y comunes no sólo en interior de esos pueblos indefensos, sino dentro mismo del Estado español. Debates que deben basarse en lo irrepetible de la quíntuple característica del capitalismo español. Ninguna nación puede ser libre en medio de la violencia, la débil productividad del trabajo, la corrupción generalizada, la intolerancia religiosa y la alienación mediática. Atada por estas cadenas, la nación se dejará llevar por la corrupta, fanática y egoísta clase burguesa, que aplicará la violencia contra la mayoría trabajadora y que no dudará en pedir ayuda a otros Estados opresores para garantizar su propiedad privada de las fuerzas productivas.

En las condiciones actuales del capitalismo estatal y mundial, retrasar la socialización del debate sobre la necesidad del Estado propio es conceder un precioso tiempo de recuperación y de reforzamiento al Estado opresor y a su nacionalismo. Dada la gravedad extrema de la situación socioeconómica, ninguna medida contra la crisis del capital puede ser efectiva sin el soporte estatal, y las naciones sin Estado padecen una absoluta indefensión en todos los sentidos. La ley de la concentración y centralización de capitales se aplica, con algunas diferencias secundarias, a la centralización estatal en todas aquellas temáticas vitales para la acumulación capitalista, y aunque esa misma ley exige que los Estados vayan confluyendo en una unidad superior, la UE en nuestro caso, ello no implica la extinción de los Estados sino su adecuación y reorganización, cediendo unos poderes pero desarrollando aún más otros. Los pueblos oprimidos flotan como corchos en este temporal de decisiones de largo alcance tomadas sin consultarles, generalmente usándolos como peones de intercambio en beneficio de las naciones dominantes protegidas por sus propios Estados.

La cuarta tesis es que las naciones oprimidas no pueden cometer el error de caminar cada una por su lado, sin establecer efectivas relaciones de solidaridad internacionalista entre ellas para hacer frente común al Estado dominante. Decirlo es tan obvio que parece una repetición mecánica, pero volviendo a la crisis actual y a los problemas de mando y hegemonía dentro de la UE y de otros bloques imperialistas mundiales, vemos que ahora más que nunca dicho internacionalismo solidario entre los pueblos dominados es más necesario que nunca antes. No merece la pena repetirse al respecto. ¨

La quinta y última tesis trata sobre las izquierdas revolucionarias españolas. No somos quienes para decirles qué deben hacer y qué no, pero sí tenemos el derecho y la obligación de recordarles la aplastantes experiencia histórica según la cual “un pueblo que oprime a otro pueblo nunca será libre”. Sabemos que, de nuevo, el internacionalismo está recuperándose entre las personas conscientes de que la Constitución monárquica y el Estado son verdaderas cadenas irrompibles si no se debilita sustancialmente el nacionalismo español dentro del Estado y dentro de las naciones que éste oprime. Los resultados electorales en Galiza refuerzan objetiva y subjetivamente al PP y la imposición antidemocrática del PSOE en Vascongadas refuerza al PSOE en el Estado. Así, dos de las patas del monstruo salen fortalecidas, pero también otras como el afán militarista e imperialista de, por fin, vencer a los “bárbaros del norte”, el nacional-catolicismo que podrá castigar a los denostados “curas vascos”, la corrupción generalizada que seguirá manteniendo las redes de distribución de drogas con una Galiza mejor controlada y que verá aumentar su mercado en una Euskal Herria que ya fue sumergida en un océano de heroína por tramas oscuras y, por no extendernos, con una industria político-mediática que aumentará sus beneficios al tener que fabricas una nueva versión interesada y mentirosa sobre aquél dicho según el cual ser vasco es ser doblemente español: por vasco y por español. Y la gran derrotada será, otra vez, la clase trabajadora del Estado.

Las izquierdas revolucionarias españolas tienen que pensar sobre la manifiesta imposibilidad de ser de izquierdas siendo a la vez nacionalista español.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

(Teórico marxísta e independentista vasco)

2/3/09

Pepe Rubianes D.E.P.

El actor y director catalán de orígen gallego falleció ayer de un cáncer de pulmón con la edad de 61 años. Conocido por su dilatada carrera teatral y la serie española de Makinavaja. Su compromiso con sus ideales de izquierdas y su defensa de los derechos de los pueblos le hizo ganarse el respeto de todos los nacionalistas más consecuentes, así como juicios y boicot del españolismo más recalcitrante. Un hombre digno que decía lo que pensaba.




http://www.kaosenlared.net/noticia/fallece-actor-director-pepe-rubianes-uno-nuestros

1/3/09

Podcast TAMAIMOS nº17

De donde los tamaimos echan un rato conversando acerca de la terrible contradicción que algunos tienen entre el hecho de ser canario y ser universal, las trapisondas en torno al Macropuerto de Granadilla y el conflicto del Sáhara, siempre desde una perspectiva canaria y autocentrada.